Riego

Riego

Se recogen datos relativos al riego referidos a tres tipos de superficies: La superficie agrícola utilizada (SAU) media regada en los últimos tres años, la superficie regada en la campaña y la superficie no regada en la campaña disponiendo la explotación de instalaciones y agua.

Además se recogen datos relativos a la procedencia y al régimen de gestión de agua del riego

Superficie agrícola utilizada (SAU) media regada en los últimos tres años

Se recoge el promedio de superficie agrícola utilizada que ha sido regada durante los últimos tres años, incluido el año de referencia

Superficie regada en la campaña

Es la superficie de todas las parcelas que, durante el año censal, han sido efectivamente regadas al menos una vez.

La superficie regada de la explotación se clasifica atendiendo al método de riego en:

- Riego por aspersión. Procedimiento por el que las plantas reciben el agua de riego en forma de lluvia artificial.

- Riego localizado. Forma de riego en la que se localiza el agua en el suelo mediante emisores localizados, estando controlado, para cada planta, la cantidad de agua suministrada (goteo, microaspersión, exudación, etc ).

- Riego por gravedad. Forma de riego por la que el agua se aplica sobre la parcela ya sea inundando todo el área o escurriendo o circulando el agua a través de pequeños surcos entre las filas de cultivos usando la fuerza de la gravedad (a pie, a manta, etc.).

Superficie no regada en la campaña disponiendo la explotación de instalaciones y agua

Es la superficie no regada que, durante el año de referencia, podría haberlo sido por disponer la explotación de las instalaciones técnicas propias y del agua suficiente.

Procedencia y régimen de gestión del agua consumida en el riego

El agua total consumida para riego se clasifica porcentualmente de dos maneras atendiendo primero a la procedencia de las aguas y después al régimen de gestión de las mismas.

a) Procedencia del agua consumida para el riego:

- Aguas subterráneas (pozo, sondeo o manantiales en la explotación). Son aquellas situadas bajo la explotación o cerca de ella, extraídas mediante bombas de pozos perforados o excavados, o que fluyen libremente de manantiales naturales o similares. Estas aguas no se utilizan sólo por motivos de riego, sino que también pueden destinarse a otros usos en la explotación.

- Con aguas superficiales (estanques o presas) de dentro de la explotación. Son pequeños estanques naturales o embalses artificiales, situados totalmente dentro de la explotación o solamente utilizados por una explotación. El agua puede proceder de la lluvia o de aguas subterráneas. Si las aguas subterráneas se embalsan en la explotación exclusivamente durante la estación de riego, se incluirán en el epígrafe de aguas subterráneas.

- Lagos, ríos o cursos naturales de agua fuera de la explotación. Se consideran como tal las aguas superficiales procedentes de lagos, ríos y otros cursos de agua no construidos artificialmente por motivos de riego. Se incluyen aquí las pequeñas presas (de menos de 1000 m3) construidas únicamente para el buen funcionamiento de las bombas en pequeñas corrientes acuáticas.

- Redes comunes de abastecimiento de agua. Aguas procedentes de fuera de la explotación, distintas de las mencionadas en el apartado anterior, accesibles al menos a dos explotaciones (en general, previo abono de una tarifa). El abastecimiento del agua puede ser público o privado, independientemente de su procedencia. Se incluyen aquí las presas, canales y ríos artificiales, aunque no se hayan construido de manera específica por motivos de riego. Por norma general, se consignará aquí el agua transportada a la explotación en depósitos, excepto si procede claramente de aguas superficiales procedentes de lagos, ríos y otros cursos de agua no construidos artificialmente por motivos de riego.

- Con aguas regeneradas. Aguas procedentes del tratamiento de aguas residuales que se facilita al usuario como agua residual reciclada.

- Con aguas desaladas del mar o salobres. Aguas procedentes de fuentes altamente salinas, como el Atlántico o el Mediterráneo, que se tratan para reducir la concentración salina (desalinización) antes de su uso, o de fuentes salobres de determinados ríos o lagunas (con bajo contenido salino), que pueden utilizarse directamente, sin tratar.

b) Régimen de gestión del agua de riego

Se recoge el porcentaje del volumen de agua utilizada según el tipo de concesión de la que dispone la explotación:

- Con concesión integrada en una Comunidad de regantes, si el titular del derecho de agua para el riego es una Comunidad de regantes.

- Otro régimen de gestión del agua. Cualquier régimen de gestión distinto a la Comunidad de regantes.

Otros productos estadísticos

Datos

Gráficos y visualizaciones

Informes y documentos

Microdatos

Metadatos

Códigos y nomenclaturas

Información auxiliar

Calendario

Su feedback.   Ayúdenos a adaptar nuestra web a sus necesidades

¿Cómo valora usted la información de esta página?
Muy útil
Útil
Poco útil
Nada útil
¿Tiene alguna sugerencia que hacer?
Si, tengo
Enviar